Inicio ·BBC · Artículo

Los jóvenes alemanes que están hartos de la Unión Europea

Redacción

bbc

|

Martes 13 de Mayo de 2014 - 5:03
compártelo

El euroescepticismo está creciendo incluso en el país que está en el corazón del proyecto europeo, Alemania.

Y uno de los principales euroescépticos del continente, el político británico Nigel Farage, se ha convertido en un ídolo para algunos jóvenes alemanes, para pesar de muchos otros.

Para ser rebeldes, parecen extremadamente corteses, están impecablemente vestidos y se destacan por no tener piercings ni tatuajes.

Alternativa Joven (JA, por sus siglas en alemán) podrá ser una agrupación de disidentes -un movimiento juvenil euroescéptico decidido a revocar la ortodoxia proeuropea de larga data en Alemania-, pero son muy conservadores, a favor de reprimir la inmigración y el crimen.

De hecho, por su posición se han ganado una muy mala reputación en la prensa nacional. En el corto año desde que el lanzamiento del grupo, en junio pasado, se ha acusado repetidamente a la JA de ser "demasiado a la derecha", políticamente retrógrado y antifeminista.

La organización está vinculada al primer partido euroescéptico del país en décadas, Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán), que desea deshacerse del euro.

Protesta de AfD

El mensaje es claro: el valor para decir la verdad, quien ama a Europa debe detener a Bruselas.

Pero continúa siendo un movimiento independiente, e incluso la innovadora AfD lo considera una especie de vástago revoltoso.

"Los medios a veces presentan a la AfD como de extrema derecha y, porque somos más directos y derechistas que la AfD, somos vistos como de extrema derecha. Pero esa no es la imagen que tengo de nosotros", dice Sven Tritschler, presidente de JA en Renania del Norte-Westfalia, el estado federado más poblado de Alemania.

La principal ciudad de esta región, Colonia, fue el punto de partida de la campaña para las elecciones europeas de AfD, el 27 de abril. Una quinta parte de los miembros del partido residen en el estado, y la AfD espera aumentar su apoyo allí.

Desconfianza hacia los periodistas

La prensa negativa ciertamente hizo que el partido desconfíe de los periodistas, lo cual explicaría por qué Tritschler se presenta con no menos de seis otros miembros de JA a la entrevista con la BBC en Colonia.

"Tienen curiosidad por lo que usted desea saber", explica. "Podríamos lamentarlo después".

Este pequeño grupo de personas, cuyas edades oscilan entre los 17 y 32 años, es típico de JA: varones con estudios superiores y parte de un número creciente de jóvenes "preocupados por el futuro de Alemania dentro de la Unión Europea".

Las estadísticas muestran que 20% de los menores de 30 años votaron por partidos marginales, incluido AfD, en las elecciones generales del año pasado, en comparación con apenas el 7% en 2005.

AfD parece una alternativa atractiva para quienes están descontentos con el consenso político alemán. Y la investigación muestra que la combinación AfD/JA tiene muy buena acogida entre los jóvenes.

Como comenta el periodista alemán Tilo Jung, "durante mucho tiempo no había otra opción que votar por la derecha de la Unión Demócrata Cristiana de la canciller Angela Merkel, a menos que uno fuera la extrema derecha. Y AfD es esa opción ahora".

Los euroescépticos alemanes son muy críticos de las políticas de rescate de la Unión Europea, exigen abandonar el euro, detener la expansión del bloque e imponer cuotas de inmigración.

Pero rechazan enérgicamente las acusaciones de extremismo. El líder nacional de JA, Philipp Ritz, afirma que su movimiento también tiene actitudes "más liberales", como otorgar el derecho a trabajar a los solicitantes de asilo.

"No se molesten en unirse a nosotros si buscan racismo u homofobia", agrega Tritschler.

Héroe improbable

En cambio, JA busca inspiración en el líder euroescéptico británico Nigel Farage.

Se calcula que su Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP, por sus siglas en inglés), opuesto al euro, también tenga buenos resultados en las elecciones de mayo, derrotando potencialmente a las principales agrupaciones políticas.

La organización juvenil invitó a Farage a hablar en una conferencia en Colonia a fines de marzo.

La aparición de Farage provocó una avalancha de titulares negativos y amargó las relaciones con el jefe de AfD, Bern Lucke, que calificó la invitación como un "indicio de poco tacto político".

"Existen diferencias significativas entre AfD y UKIP", afirmó.

Lucke ha buscado reiteradamente distanciarse del populismo de extrema derecha antes de las elecciones europeas, en la que se espera que su partido coseche un 7% de los votos.

Si tiene éxito, AfD deberá unirse a una facción paneuropea para que su voz cuente.

La línea oficial del partido es que optarán por un grupo de conservadores reformistas, que incluye al gobernante Partido Conservador británico.

Lucke no quiere sabotear sus posibilidades "manchando su reputación" con lazos incómodos con UKIP, comenta el politólogo Kai Arzheimer.

"Sin embargo, se mantiene la pregunta de si caerán en la tentación de jugar la carta populista de derecha, que les valdría un futuro electoral más brillante, porque la inmigración será, a largo plazo, un asunto importante para Europa", acota.

"Personaje interesante"

Tritschler no se arrepiente de cortejar a Farage.

"Una de las principales razones para unirse a JA es que tratamos de hablar y pensar sin corrección política", dice.

"Alguien que ha ejercido eso durante muchos años en el Parlamento Europeo es Nigel Farage y por eso lo invitamos. Es una estrella de Youtube para mucha gente y es un personaje interesante".

Aunque JA no apoya el esfuerzo de Farage por abandonar la Unión Europea ("Estamos en medio de Europa, mientras él está en una isla del Atlántico Norte, así que no podemos tener las mismas soluciones"), encuentra resonancia en sus críticas al aparato de la UE y en sus perspectivas antiinmigratorias.

"Todos estamos sentados en un tren llamado UE y constantemente aceptamos nuevos pasajeros sin saber hacia dónde se dirige", indica Ritz.

El grupo también cree que la UE debería frenar sus poderes políticos y volver a ser una comunidad económica.

Mientras todos están pendientes de las elecciones europeas, JA dice que el verdadero premio será llegar al Parlamento alemán, el Bundestag.

"Allí es donde se toman las principales decisiones, especialmente concernientes a Europa", enfatiza Tritschler. "El Parlamento Europeo es el menos poderoso del mundo".

Nigel Farage

El político británico Nigel Farage fue ovacionado durante su discurso en Colonia.


Tomada de la BBC

Nina Lamparski

BBC

El euroescepticismo está creciendo incluso en el país que está en el corazón del proyecto europeo, Alemania.

Y uno de los principales euroescépticos del continente, el político británico Nigel Farage, se ha convertido en un ídolo para algunos jóvenes alemanes, para pesar de muchos otros.

Para ser rebeldes, parecen extremadamente corteses, están impecablemente vestidos y se destacan por no tener piercings ni tatuajes.

Alternativa Joven (JA, por sus siglas en alemán) podrá ser una agrupación de disidentes -un movimiento juvenil euroescéptico decidido a revocar la ortodoxia proeuropea de larga data en Alemania-, pero son muy conservadores, a favor de reprimir la inmigración y el crimen.

De hecho, por su posición se han ganado una muy mala reputación en la prensa nacional. En el corto año desde que el lanzamiento del grupo, en junio pasado, se ha acusado repetidamente a la JA de ser "demasiado a la derecha", políticamente retrógrado y antifeminista.

La organización está vinculada al primer partido euroescéptico del país en décadas, Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán), que desea deshacerse del euro.

Protesta de AfD

El mensaje es claro: el valor para decir la verdad, quien ama a Europa debe detener a Bruselas.

Pero continúa siendo un movimiento independiente, e incluso la innovadora AfD lo considera una especie de vástago revoltoso.

"Los medios a veces presentan a la AfD como de extrema derecha y, porque somos más directos y derechistas que la AfD, somos vistos como de extrema derecha. Pero esa no es la imagen que tengo de nosotros", dice Sven Tritschler, presidente de JA en Renania del Norte-Westfalia, el estado federado más poblado de Alemania.

La principal ciudad de esta región, Colonia, fue el punto de partida de la campaña para las elecciones europeas de AfD, el 27 de abril. Una quinta parte de los miembros del partido residen en el estado, y la AfD espera aumentar su apoyo allí.

Desconfianza hacia los periodistas

La prensa negativa ciertamente hizo que el partido desconfíe de los periodistas, lo cual explicaría por qué Tritschler se presenta con no menos de seis otros miembros de JA a la entrevista con la BBC en Colonia.

"Tienen curiosidad por lo que usted desea saber", explica. "Podríamos lamentarlo después".

Este pequeño grupo de personas, cuyas edades oscilan entre los 17 y 32 años, es típico de JA: varones con estudios superiores y parte de un número creciente de jóvenes "preocupados por el futuro de Alemania dentro de la Unión Europea".

Las estadísticas muestran que 20% de los menores de 30 años votaron por partidos marginales, incluido AfD, en las elecciones generales del año pasado, en comparación con apenas el 7% en 2005.

AfD parece una alternativa atractiva para quienes están descontentos con el consenso político alemán. Y la investigación muestra que la combinación AfD/JA tiene muy buena acogida entre los jóvenes.

Como comenta el periodista alemán Tilo Jung, "durante mucho tiempo no había otra opción que votar por la derecha de la Unión Demócrata Cristiana de la canciller Angela Merkel, a menos que uno fuera la extrema derecha. Y AfD es esa opción ahora".

Los euroescépticos alemanes son muy críticos de las políticas de rescate de la Unión Europea, exigen abandonar el euro, detener la expansión del bloque e imponer cuotas de inmigración.

Pero rechazan enérgicamente las acusaciones de extremismo. El líder nacional de JA, Philipp Ritz, afirma que su movimiento también tiene actitudes "más liberales", como otorgar el derecho a trabajar a los solicitantes de asilo.

"No se molesten en unirse a nosotros si buscan racismo u homofobia", agrega Tritschler.

Héroe improbable

En cambio, JA busca inspiración en el líder euroescéptico británico Nigel Farage.

Se calcula que su Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP, por sus siglas en inglés), opuesto al euro, también tenga buenos resultados en las elecciones de mayo, derrotando potencialmente a las principales agrupaciones políticas.

La organización juvenil invitó a Farage a hablar en una conferencia en Colonia a fines de marzo.

La aparición de Farage provocó una avalancha de titulares negativos y amargó las relaciones con el jefe de AfD, Bern Lucke, que calificó la invitación como un "indicio de poco tacto político".

"Existen diferencias significativas entre AfD y UKIP", afirmó.

Lucke ha buscado reiteradamente distanciarse del populismo de extrema derecha antes de las elecciones europeas, en la que se espera que su partido coseche un 7% de los votos.

Si tiene éxito, AfD deberá unirse a una facción paneuropea para que su voz cuente.

La línea oficial del partido es que optarán por un grupo de conservadores reformistas, que incluye al gobernante Partido Conservador británico.

Lucke no quiere sabotear sus posibilidades "manchando su reputación" con lazos incómodos con UKIP, comenta el politólogo Kai Arzheimer.

"Sin embargo, se mantiene la pregunta de si caerán en la tentación de jugar la carta populista de derecha, que les valdría un futuro electoral más brillante, porque la inmigración será, a largo plazo, un asunto importante para Europa", acota.

"Personaje interesante"

Tritschler no se arrepiente de cortejar a Farage.

"Una de las principales razones para unirse a JA es que tratamos de hablar y pensar sin corrección política", dice.

"Alguien que ha ejercido eso durante muchos años en el Parlamento Europeo es Nigel Farage y por eso lo invitamos. Es una estrella de Youtube para mucha gente y es un personaje interesante".

Aunque JA no apoya el esfuerzo de Farage por abandonar la Unión Europea ("Estamos en medio de Europa, mientras él está en una isla del Atlántico Norte, así que no podemos tener las mismas soluciones"), encuentra resonancia en sus críticas al aparato de la UE y en sus perspectivas antiinmigratorias.

"Todos estamos sentados en un tren llamado UE y constantemente aceptamos nuevos pasajeros sin saber hacia dónde se dirige", indica Ritz.

El grupo también cree que la UE debería frenar sus poderes políticos y volver a ser una comunidad económica.

Mientras todos están pendientes de las elecciones europeas, JA dice que el verdadero premio será llegar al Parlamento alemán, el Bundestag.

"Allí es donde se toman las principales decisiones, especialmente concernientes a Europa", enfatiza Tritschler. "El Parlamento Europeo es el menos poderoso del mundo".

Nigel Farage

El político británico Nigel Farage fue ovacionado durante su discurso en Colonia.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *