Inicio ·BBC · Artículo

Desde Buenos Aires, mensajes fervientes de amor

Redacción

bbc

|

Miércoles 03 de Julio de 2013 - 0:12
compártelo

Entre el humo negro de los colectivos, las largas mañanas en el tráfico y el incesante ruido de las marchas, en Buenos Aires todavía hay quien cree en el amor.
Es por eso que la ciudad alberga estos días su primer festival de novela romántica.
Se trata de una idea surgida de un grupo de fanáticas de las historias de amor, que acabó convirtiéndose en una cita entre 25 escritoras -uno sólo de los autores participantes es varón- y su enamoradizo público.
"Hay una gran cantidad de gente que gira alrededor de esta temática, que se relaciona en redes sociales o por correo electrónico entre ellos y con las autoras", le dice a BBC Mundo Horacio García, director del festival.
Según editoriales locales, en sólo un año la novela romántica creció entre un 20 y un 30%, sobre todo gracias a las ventas de autoras argentinas como Florencia Bonelli, Gloria Casañas y Gabriela Margall.
"Se trata de un fenómeno global, pero particularmente en Argentina ha surgido una nueva camada de autoras, en Córdoba o Buenos Aires, que escriben sobre temas nacionales, muchos relacionados con el pasado", dice García.
También los sinsabores
Aischa es una de las devoradoras de novela romántica.
Tiene 35 años y comenzó a leer historias de amor cuando era una adolescente, recortando la página de relatos amorosos de la revista Vanidades.
"Siempre fui de soñar con el amor, con la familia, el príncipe azul y los hijos. Y las novelas me han ayudado a ser más romántica", le cuenta a BBC Mundo.
Esta experta en comercio exterior se declara una "ferviente creyente en el amor".
"A diferencia de una película, en la novela romántica siempre se muestra la realidad, que para conseguir el amor hay que pasar por situaciones complicadas, no se trata de todo una fantasía, también tene sus sinsabores y complicaciones", explica.
Cartas de amor

Agostina es una ávida lectora de novela romántica en Buenos Aires.

Dentro del festival Buenos Aires Romántica se celebra además la primera edición de un concurso de cartas de amor, destinado a aficionados.
Algunos, tan jóvenes como Agostina, de 18 años, que le dedica la misiva a su novio Leo, sonrojado y cabizbajo mientras ella recita en el jardín del Rosedal, en Buenos Aires.
"Alguna que otra frase me tira que saca de las novelas", dice el joven.
Puede escuchar la carta de Agostina, y la de otros argentinos, en el video de BBC Mundo que encabeza esta nota.
ALGUNAS CÉLEBRES MISIVAS DE AMOR
Carta de amor de Clyde a Bonnie
Cariño, ojalá pudiera pasar una semana contigo, sólo una semana y me podría morir tranquilo, porque te quiero y no me imagino cómo podría vivir sin ti.
Escúchame, cuando me vengo abajo y empiezo a pensar en ti, saltaría el muro y me pondría de camino a Dallas. Puede que no llegue muy lejos, aunque seguro que me agarran si lo intento.
Bueno, amiga mía, no tengo noticias, así que voy terminando. Mándame a Bob en cuanto puedas.
Te quiero.
Carta de Napoleón a Josefina
¡Josefina, tenga cuidado! Una placentera noche, las puertas se abrirán de par en par y allí estaré.
De hecho, estoy muy preocupado, mi amor, por no recibir ninguna noticia de usted; escríbame rápidamente sus páginas, páginas llenas de cosas agradables que llenarán mi corazón de las sensaciones más placenteras.
Espero, dentro de poco tiempo, estrujarla entre mis brazos y cubrirla con un millón de besos debajo del ecuador.
Carta de Oscar Wilde a Alfred Douglas
Tu soneto es completamente adorable y es una maravilla que esos labios de pétalo de rosa roja que tienes hayan sido creados no tanto para el canto musical como para la locura de besarse.
Tu dorada y delgada alma deambula entre la pasión y la poesía.
Yo se que Hyacinthus, a quien Apolo amó tan locamente, has sido tú en aquellos griegos días.
¿Por qué estás solo en Londres, y cuándo vas a Salisbury?
Vé allí y refresca tus manos en la grisácea luz de las cosas góticas, y ven aquí cuando así lo quieras.

Entre el humo negro de los colectivos, las largas mañanas en el tráfico y el incesante ruido de las marchas, en Buenos Aires todavía hay quien cree en el amor. Es por eso que la ciudad alberga estos días su primer festival de novela romántica. Se trata de una idea surgida de un grupo de fanáticas de las historias de amor, que acabó convirtiéndose en una cita entre 25 escritoras -uno sólo de los autores participantes es varón- y su enamoradizo público. "Hay una gran cantidad de gente que gira alrededor de esta temática, que se relaciona en redes sociales o por correo electrónico entre ellos y con las autoras", le dice a BBC Mundo Horacio García, director del festival. Según editoriales locales, en sólo un año la novela romántica creció entre un 20 y un 30%, sobre todo gracias a las ventas de autoras argentinas como Florencia Bonelli, Gloria Casañas y Gabriela Margall. "Se trata de un fenómeno global, pero particularmente en Argentina ha surgido una nueva camada de autoras, en Córdoba o Buenos Aires, que escriben sobre temas nacionales, muchos relacionados con el pasado", dice García. También los sinsabores Aischa es una de las devoradoras de novela romántica. Tiene 35 años y comenzó a leer historias de amor cuando era una adolescente, recortando la página de relatos amorosos de la revista Vanidades. "Siempre fui de soñar con el amor, con la familia, el príncipe azul y los hijos. Y las novelas me han ayudado a ser más romántica", le cuenta a BBC Mundo. Esta experta en comercio exterior se declara una "ferviente creyente en el amor". "A diferencia de una película, en la novela romántica siempre se muestra la realidad, que para conseguir el amor hay que pasar por situaciones complicadas, no se trata de todo una fantasía, también tene sus sinsabores y complicaciones", explica. Cartas de amor

Agostina es una ávida lectora de novela romántica en Buenos Aires.

Dentro del festival Buenos Aires Romántica se celebra además la primera edición de un concurso de cartas de amor, destinado a aficionados. Algunos, tan jóvenes como Agostina, de 18 años, que le dedica la misiva a su novio Leo, sonrojado y cabizbajo mientras ella recita en el jardín del Rosedal, en Buenos Aires. "Alguna que otra frase me tira que saca de las novelas", dice el joven. Puede escuchar la carta de Agostina, y la de otros argentinos, en el video de BBC Mundo que encabeza esta nota. ALGUNAS CÉLEBRES MISIVAS DE AMOR Carta de amor de Clyde a Bonnie Cariño, ojalá pudiera pasar una semana contigo, sólo una semana y me podría morir tranquilo, porque te quiero y no me imagino cómo podría vivir sin ti. Escúchame, cuando me vengo abajo y empiezo a pensar en ti, saltaría el muro y me pondría de camino a Dallas. Puede que no llegue muy lejos, aunque seguro que me agarran si lo intento. Bueno, amiga mía, no tengo noticias, así que voy terminando. Mándame a Bob en cuanto puedas. Te quiero. Carta de Napoleón a Josefina ¡Josefina, tenga cuidado! Una placentera noche, las puertas se abrirán de par en par y allí estaré. De hecho, estoy muy preocupado, mi amor, por no recibir ninguna noticia de usted; escríbame rápidamente sus páginas, páginas llenas de cosas agradables que llenarán mi corazón de las sensaciones más placenteras. Espero, dentro de poco tiempo, estrujarla entre mis brazos y cubrirla con un millón de besos debajo del ecuador. Carta de Oscar Wilde a Alfred Douglas Tu soneto es completamente adorable y es una maravilla que esos labios de pétalo de rosa roja que tienes hayan sido creados no tanto para el canto musical como para la locura de besarse. Tu dorada y delgada alma deambula entre la pasión y la poesía. Yo se que Hyacinthus, a quien Apolo amó tan locamente, has sido tú en aquellos griegos días. ¿Por qué estás solo en Londres, y cuándo vas a Salisbury? Vé allí y refresca tus manos en la grisácea luz de las cosas góticas, y ven aquí cuando así lo quieras.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *