Inicio ·BBC · Artículo

El hombre al que le crecieron arvejas en el pulmón

Redacción

bbc

|

Martes 02 de Julio de 2013 - 23:17
compártelo

La planta de arvejas que crecía en el pulmón del hombre medía más de un centímetro.

Un estadounidense ingresó en un hospital en Massachusetts con una crisis respiratoria y regresó a su casa con un diagnóstico inusual: le crecía una planta de arvejas en el pulmón.
Ron Sveden luchaba contra un enfisema desde hacía meses y, con un neumotórax, su estado de salud se había deteriorado.
Cuando se temía que las pruebas a las que lo sometían terminaran por revelar un diagnóstico de cáncer, los rayos X pusieron en evidencia la extraña causa de sus problemas.
"Creo que lo que bueno para mí es que al final no era cáncer", dijo Sveden a un canal de televisión de Boston.
Explicación

La explicación que encuentran los médicos es que el hombre comió guisantes, uno se escapó por "el camino errado" y germinó.
"Una de las comidas que tomé en el hospital después de una cirugía tenía arvejas. Me reí y me las comí", declaró Sveden entre risas.
Además, bromeó con que de haber seguido creciendo hubiera terminado trabajando para el ogro de "Las habichuelas mágicas", el cuento del danés Hans Christian Andersen.
Según el propio Sveden, la planta medía 1,25 centímetros.

La planta de arvejas que crecía en el pulmón del hombre medía más de un centímetro.

Un estadounidense ingresó en un hospital en Massachusetts con una crisis respiratoria y regresó a su casa con un diagnóstico inusual: le crecía una planta de arvejas en el pulmón. Ron Sveden luchaba contra un enfisema desde hacía meses y, con un neumotórax, su estado de salud se había deteriorado. Cuando se temía que las pruebas a las que lo sometían terminaran por revelar un diagnóstico de cáncer, los rayos X pusieron en evidencia la extraña causa de sus problemas. "Creo que lo que bueno para mí es que al final no era cáncer", dijo Sveden a un canal de televisión de Boston. Explicación

La explicación que encuentran los médicos es que el hombre comió guisantes, uno se escapó por "el camino errado" y germinó. "Una de las comidas que tomé en el hospital después de una cirugía tenía arvejas. Me reí y me las comí", declaró Sveden entre risas. Además, bromeó con que de haber seguido creciendo hubiera terminado trabajando para el ogro de "Las habichuelas mágicas", el cuento del danés Hans Christian Andersen. Según el propio Sveden, la planta medía 1,25 centímetros.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *