Inicio ·BBC · Artículo

Averiado el satélite que mide la gravedad de la Tierra

Redacción

bbc

|

Martes 02 de Julio de 2013 - 23:17
compártelo

El Goce es el satélite que vuela más bajo de todos los que existen. © ESA

Un importante satélite europeo de observación terrestre se vio afectado por una segunda falla en sus computadoras, lo que le impide enviar información a la Tierra.
El satélite Goce partió al espacio con la misión de dibujar un mapa de alta precisión de la gravedad de la tierra, pero en febrero una falla del procesador obligó a la máquina a utilizar el sistema informático de repuesto.
Ahora un nuevo problema ha obligado a los ingenieros a trabajar duro para que el dispositivo pueda volver a estar operativo de forma total lo antes posible.
La Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés) se ha declarado optimista acerca de la posibilidad de solucionar el problema.
"No hay duda alguna: estamos en una situación difícil, pero eso no significa que no tengamos ideas acerca de cómo solucionarlo", afirmó a la BBC el profesor Rune Floberghagen, jefe de la misión.
Gradiómetro de tecnología punta

Esta es no es la primera vez que la ESA se ve enfrentada a n problema de este tipo.
Hace menos de un año, la agencia perdió el control de uno de los instrumentos del telescopio espacial Herschel -que cuenta con un presupuesto de varios miles de millones de euros- pero consiguió volver a tenerlo operativo a pesar que los ingenieros se encontraban a más de un millón de kilométros del disco duro del aparato averiado.
Y, por el momento, el resto de los sistemas del Goce continúan funcionando normalmente, incluido el gradiómetro de tecnología punta que es capaz de detectar las sutiles diferencias en las fuerzas de gravedad que varían de lugar a lugar en la superficie de Tierra.

Lea: Diseñan mapa de la gravedad de la Tierra

El instrumento encargado de recoger datos ha sido ahora suspendido y el aparato especial enviado a una zona más alta del cielo mientras se investiga la última anomalía.
Goce experimentó su primer problema cuando sufrió un fallo extremadamente raro en uno de los chips de la computadora de su lado principal, el A.
Mientras los ingenieros investigaban para tratar de entender las causas del problema, se puso en marcha la computadora del lado B. Este lado sufrió un nuevo problema a mediados de julio.
En este caso se trata de una falla que afecta el enlace de comunicación entre el procesador y el módulo que prepara la telemetría para transmitir los datos a la Tierra.
Las buenas noticias son que el equipo de operaciones de Goce ya está a medio camino de conseguir que el primer ordenador recupere parte de su funcionalidad.
Dos medio computadoras

"Si tenemos sólo dos computadoras a medio funcionar podemos juntarlas y conseguir que el Goce vuelva a funcionar", explicó Floberghagen.
La misión ha sido una atrevida apuesta hasta la fecha.
Lanzado en 2009, el satélite recorre de polo a polo a una altitud de casi 255 kilómetros, la órbita más baja de cualquier aparato científico similar en operaciones: el Goce vuela tan bajo que corre el peligro de caerse del cielo.
Incluso si todo se perdiera ahora, el Goce ya habría recolectado dos tercios de los datos acerca de la gravedad de la Tierra que se esperaban recoger al principio de la misión, en marzo del año pasado.
Los datos tienen múltiples aplicaciones. Los beneficios más claros serán para los estudios del clima, porque el geoide puede ayudar a los investigadores a entender mejor cómo la gran masa de agua oceánica traslada el calor por el mundo.
"Es frustrante si consideras todos los esfuerzos que se han hecho para construir las partes innovadoras del Goce, como el gradiómetro, ver que todo eso funciona perfectamente y luego enfrentarse a fallos que son básicos, el pan nuestro de cada día en cualquier misión satelital", concluyó Floberghagen.

El Goce es el satélite que vuela más bajo de todos los que existen. © ESA

Un importante satélite europeo de observación terrestre se vio afectado por una segunda falla en sus computadoras, lo que le impide enviar información a la Tierra. El satélite Goce partió al espacio con la misión de dibujar un mapa de alta precisión de la gravedad de la tierra, pero en febrero una falla del procesador obligó a la máquina a utilizar el sistema informático de repuesto. Ahora un nuevo problema ha obligado a los ingenieros a trabajar duro para que el dispositivo pueda volver a estar operativo de forma total lo antes posible. La Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés) se ha declarado optimista acerca de la posibilidad de solucionar el problema. "No hay duda alguna: estamos en una situación difícil, pero eso no significa que no tengamos ideas acerca de cómo solucionarlo", afirmó a la BBC el profesor Rune Floberghagen, jefe de la misión. Gradiómetro de tecnología punta

Esta es no es la primera vez que la ESA se ve enfrentada a n problema de este tipo. Hace menos de un año, la agencia perdió el control de uno de los instrumentos del telescopio espacial Herschel -que cuenta con un presupuesto de varios miles de millones de euros- pero consiguió volver a tenerlo operativo a pesar que los ingenieros se encontraban a más de un millón de kilométros del disco duro del aparato averiado. Y, por el momento, el resto de los sistemas del Goce continúan funcionando normalmente, incluido el gradiómetro de tecnología punta que es capaz de detectar las sutiles diferencias en las fuerzas de gravedad que varían de lugar a lugar en la superficie de Tierra.

Lea: Diseñan mapa de la gravedad de la Tierra

El instrumento encargado de recoger datos ha sido ahora suspendido y el aparato especial enviado a una zona más alta del cielo mientras se investiga la última anomalía. Goce experimentó su primer problema cuando sufrió un fallo extremadamente raro en uno de los chips de la computadora de su lado principal, el A. Mientras los ingenieros investigaban para tratar de entender las causas del problema, se puso en marcha la computadora del lado B. Este lado sufrió un nuevo problema a mediados de julio. En este caso se trata de una falla que afecta el enlace de comunicación entre el procesador y el módulo que prepara la telemetría para transmitir los datos a la Tierra. Las buenas noticias son que el equipo de operaciones de Goce ya está a medio camino de conseguir que el primer ordenador recupere parte de su funcionalidad. Dos medio computadoras

"Si tenemos sólo dos computadoras a medio funcionar podemos juntarlas y conseguir que el Goce vuelva a funcionar", explicó Floberghagen. La misión ha sido una atrevida apuesta hasta la fecha. Lanzado en 2009, el satélite recorre de polo a polo a una altitud de casi 255 kilómetros, la órbita más baja de cualquier aparato científico similar en operaciones: el Goce vuela tan bajo que corre el peligro de caerse del cielo. Incluso si todo se perdiera ahora, el Goce ya habría recolectado dos tercios de los datos acerca de la gravedad de la Tierra que se esperaban recoger al principio de la misión, en marzo del año pasado. Los datos tienen múltiples aplicaciones. Los beneficios más claros serán para los estudios del clima, porque el geoide puede ayudar a los investigadores a entender mejor cómo la gran masa de agua oceánica traslada el calor por el mundo. "Es frustrante si consideras todos los esfuerzos que se han hecho para construir las partes innovadoras del Goce, como el gradiómetro, ver que todo eso funciona perfectamente y luego enfrentarse a fallos que son básicos, el pan nuestro de cada día en cualquier misión satelital", concluyó Floberghagen.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *