Inicio ·BBC · Artículo

Siete hombres en busca de un sapo

Redacción

bbc

|

Martes 02 de Julio de 2013 - 23:17
compártelo

Para identificarla los investigadores cuentan con una descripción y una ilustración. <I>Dibujo: Paula A. Romero Ardila</i>

Mide apenas unos centímetros y es color café, con algunas motas de café oscuro. La última vez que la vieron fue en 1914, en el sur del departamento de Antioquia, en el centro de Colombia.
Pero los científicos no han perdido la esperanza de encontrar a la Rhinella Rostrata, uno de los 40 anfibios que integran la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).
Armados con una linterna -de esas que se llevan en la cabeza-, un GPS, y una cámara fotográfica, siete investigadores internacionales se preparan para salir a buscarla en una expedición de seis días.
Demás está decir que encontrar al anfibio es sólo la primera parte. Lo que sigue es la elaboración de una estrategia para garantizar su supervivencia y conservación.

"Ya se han hecho varios intentos. El último fue el año pasado, pero no la encontraron. Nuestro temor es que se haya extinguido", le dice a BBC Mundo Alonso Quevedo, Director General de la Fundación Proaves, y líder de la expedición.
La iniciativa forma parte de un proyecto más amplio que se desarrolla de forma simultánea en 14 países y busca redescubrir las especies de anfibios perdidos, que no se ven desde hace más de una década.

En busca de las ranas perdidas

El cambio climático, la pérdida del hábitat y una enfermedad infecciosa conocida con el nombre de quitridiomicosis son las principales causas que han hecho de los anfibios los animales más amenazados del planeta.
Búsqueda a ciegas
¿Pero cómo se va en busca de una especie que no se ha visto hace más de 90 años? ¿Cómo reconocerla si ni siquiera hay fotografías para identificarla?

Alonso Quevedo (izquierda) y Trevor Ellery, dos de los investigadores que tomarán parte en la expedición.

Quevedo reconoce que la tarea no es fácil. En principio, "dirigimos nuestro esfuerzo a visitar la localidad exacta en la que fue descrita. Una vez allí, analizamos la situación del área donde fue hallado el animal", explica el investigador.
"Generalmente, pasa que uno va al punto exacto y el lugar ya no existe, porque en lugar de un bosque, por ejemplo, hay un pueblo. Entonces nos concentramos en otras áreas, teniendo en cuenta el rango altitudinal, la distribución de la especie y las características naturales del sitio donde se encontró", dice Quevedo.
A falta de foto, los científicos cuentan con una descripción detallada del anfibio.
Las expediciones suelen prolongarse por alrededor de una semana y consisten en un rastreo a pie por el bosque, levantando troncos, piedras y hasta hojarasca con las manos, porque el sapo suele camuflarse entre el follaje.
Si el grupo de investigadores es grande, se dividen de a pares. Y aunque saben que la Rhinella rostrata en una especie diurna, para aumentar las posibilidades de éxito omplementan la búsqueda con algunas incursiones nocturnas.
De la mano de los locales

Otro elemento clave para en el operativo es la contribución de los moradores locales.
"Sin la ayuda de la comunidad es casi imposible hacer una expedición así", dice Quevedo. No sólo brindan ayuda fundamental en la logística del proyecto sino que con su conocimiento detallado del área, pueden aportar información clave sobre dónde se encuentran los lugares que poseen las características que conforman el hábitat natural del animal que el equipo está buscando.
"Casi el 50% de los reencuentros que se han hecho de especies perdidas es gracias a la comunidad. Uno las describe o les muestra un dibujo o una foto, y ellos dicen 'sí, claro, la he visto en tal o cual quebrada'", añade el investigador.
Y aunque la expedición concluya sin éxito, los científicos aún no tiran la toalla. "Que no la encontremos no significa que el animal se haya extinguido. Como algunos se mantienen letárgicos o escondidos en algunas temporadas del año, lo ideal es volver en otra época".
"Pero ojalá, ésta vez la encontremos", concluyó Quevedo.

Para identificarla los investigadores cuentan con una descripción y una ilustración. <I>Dibujo: Paula A. Romero Ardila</i>

Mide apenas unos centímetros y es color café, con algunas motas de café oscuro. La última vez que la vieron fue en 1914, en el sur del departamento de Antioquia, en el centro de Colombia. Pero los científicos no han perdido la esperanza de encontrar a la Rhinella Rostrata, uno de los 40 anfibios que integran la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Armados con una linterna -de esas que se llevan en la cabeza-, un GPS, y una cámara fotográfica, siete investigadores internacionales se preparan para salir a buscarla en una expedición de seis días. Demás está decir que encontrar al anfibio es sólo la primera parte. Lo que sigue es la elaboración de una estrategia para garantizar su supervivencia y conservación.

"Ya se han hecho varios intentos. El último fue el año pasado, pero no la encontraron. Nuestro temor es que se haya extinguido", le dice a BBC Mundo Alonso Quevedo, Director General de la Fundación Proaves, y líder de la expedición. La iniciativa forma parte de un proyecto más amplio que se desarrolla de forma simultánea en 14 países y busca redescubrir las especies de anfibios perdidos, que no se ven desde hace más de una década.

En busca de las ranas perdidas

El cambio climático, la pérdida del hábitat y una enfermedad infecciosa conocida con el nombre de quitridiomicosis son las principales causas que han hecho de los anfibios los animales más amenazados del planeta. Búsqueda a ciegas ¿Pero cómo se va en busca de una especie que no se ha visto hace más de 90 años? ¿Cómo reconocerla si ni siquiera hay fotografías para identificarla?

Alonso Quevedo (izquierda) y Trevor Ellery, dos de los investigadores que tomarán parte en la expedición.

Quevedo reconoce que la tarea no es fácil. En principio, "dirigimos nuestro esfuerzo a visitar la localidad exacta en la que fue descrita. Una vez allí, analizamos la situación del área donde fue hallado el animal", explica el investigador. "Generalmente, pasa que uno va al punto exacto y el lugar ya no existe, porque en lugar de un bosque, por ejemplo, hay un pueblo. Entonces nos concentramos en otras áreas, teniendo en cuenta el rango altitudinal, la distribución de la especie y las características naturales del sitio donde se encontró", dice Quevedo. A falta de foto, los científicos cuentan con una descripción detallada del anfibio. Las expediciones suelen prolongarse por alrededor de una semana y consisten en un rastreo a pie por el bosque, levantando troncos, piedras y hasta hojarasca con las manos, porque el sapo suele camuflarse entre el follaje. Si el grupo de investigadores es grande, se dividen de a pares. Y aunque saben que la Rhinella rostrata en una especie diurna, para aumentar las posibilidades de éxito omplementan la búsqueda con algunas incursiones nocturnas. De la mano de los locales

Otro elemento clave para en el operativo es la contribución de los moradores locales. "Sin la ayuda de la comunidad es casi imposible hacer una expedición así", dice Quevedo. No sólo brindan ayuda fundamental en la logística del proyecto sino que con su conocimiento detallado del área, pueden aportar información clave sobre dónde se encuentran los lugares que poseen las características que conforman el hábitat natural del animal que el equipo está buscando. "Casi el 50% de los reencuentros que se han hecho de especies perdidas es gracias a la comunidad. Uno las describe o les muestra un dibujo o una foto, y ellos dicen 'sí, claro, la he visto en tal o cual quebrada'", añade el investigador. Y aunque la expedición concluya sin éxito, los científicos aún no tiran la toalla. "Que no la encontremos no significa que el animal se haya extinguido. Como algunos se mantienen letárgicos o escondidos en algunas temporadas del año, lo ideal es volver en otra época". "Pero ojalá, ésta vez la encontremos", concluyó Quevedo.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos