Inicio ·BBC · Artículo

Suplementos para la artritis "no funcionan"

Redacción

bbc

|

Martes 02 de Julio de 2013 - 23:17
compártelo

La artrosis se produce por el desgaste del cartílago que amortigua los huesos.

Dos de los suplementos más populares que se toman para combatir el dolor articular que produce la atrosis -la forma más común de artritis- no funcionan, afirma una investigación.
Los científicos de la Universidad de Berna, en Suiza, revisaron diez estudios previos sobre los efectos de la glucosamina y la condoitrina en la artrosis de cadera o de rodilla.
Esta enfermedad crónica es producida por el desgaste del cartílago, el tejido que funciona como amortiguador entre los extremos de los huesos y ayuda al movimiento de la articulación.
Los investigadores descubrieron que ninguno de los dos suplementos, ya sea tomados solos o combinados, tiene efectos beneficiosos en la reducción del dolor que causa este trastorno.
Efecto placebo

Pero los científicos afirman en la British Medical Journal (BMJ) (Revista Médica Británica) que tampoco causan daños y si las personas creen que están obteniendo un beneficio con ellos pueden seguir tomándolos.
Según el estudio, estos beneficios se deben al efecto placebo, con el cual los síntomas de la enfermedad mejoran porque el paciente se siente bien psicológicamente tomando el compuesto.
"No creemos que haya un riesgo si continúan tomando estas preparaciones, siempre y cuando perciban un beneficio que cubra el costo del propio tratamiento", dice el profesor Peter Jüni, quien dirigió el trabajo.

El investigador agrega, sin embargo, que "las autoridades sanitarias y las aseguradoras de salud no deberían cubrir el costo de estos compuestos, y las nuevas prescripciones para los pacientes que hasta ahora no han recibido este tratamiento deben desalentarse".
La artrosis de cadera o de rodilla normalmente se trata con medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, pero estos pueden causar problemas estomacales y cardíacos, particularmente si se consumen a largo plazo.
En la última década, los suplementos nutricionales se han vuelto populares entre los médicos y los reumatólogos para recetarlos a sus pacientes. Y los compuestos también pueden comprarse en todo el mundo sin receta médica.
Hasta ahora, sin embargo, los resultados de los ensayos clínicos sobre la efectividad de la glucosamina y la condroitina habían sido conflictivos.
Por eso, dicen los autores, hacía falta una revisión de los estudios para determinar si estos suplementos funcionan o no.
El profesor Jüni y su equipo analizaron los resultados de las pruebas llevadas a cabo con 3.800 pacientes para ver los cambios en los niveles de dolor que experimentaban después de tomar glucosamina y condoitrina, tanto solos como combinados.
Posteriormente compararon estos efectos con los de pacientes que habían tomado un placebo.
Sin beneficios

"Comparado con el placebo, la glucosamina, la condroitina y la combinación de ambas no reducen el dolor de articulaciones ni tienen un impacto en el desgaste de la articulación", expresa el profesor Jüni.
El investigador afirma que urge desarrollar nuevos tratamientos que no sólo reduzcan el dolor articular sino que también disminuyan la progresión de la enfermedad.

Las ventas globales de glucosamina sumaron US$2.000 millones en 2008.

Tanto la glucosamina como la condroitina son sustancias que se producen de forma natural en el cuerpo. Ambas juegan un papel importante en la formación y la reparación de cartílagos.
En forma sintética, la glucosamina se produce con compuestos de cangrejos, langostas o camarones, y la condroitina se extrae por lo general del cartílago de reses o de tiburón.
Según los autores del estudio, las ventas globales de suplementos de glucosamina en 2008 sumaron casi US$2.000 millones, un aumento de 60% desde 2003.
A pesar de los resultados de la investigación, dicen los autores, muchos pacientes están convencidos de que estos compuestos son beneficiosos.
Y esto podría deberse tanto al efecto placebo de las sustancias como al curso natural de la enfermedad.
El doctor James Kennedy, del Colegio Real de Médicos Generales del Reino Unido, asegura que nunca receta estos compuestos a sus pacientes.
"Si una personas se alimenta con una dieta balanceada, no tiene ninguna necesidad de tomar suplementos", dice el experto.
Pero como estos compuestos no están regulados por las autoridades de salud y su venta no requiere receta médica, los pacientes deben estar informados para poder tomar sus propias decisiones.

La artrosis se produce por el desgaste del cartílago que amortigua los huesos.

Dos de los suplementos más populares que se toman para combatir el dolor articular que produce la atrosis -la forma más común de artritis- no funcionan, afirma una investigación. Los científicos de la Universidad de Berna, en Suiza, revisaron diez estudios previos sobre los efectos de la glucosamina y la condoitrina en la artrosis de cadera o de rodilla. Esta enfermedad crónica es producida por el desgaste del cartílago, el tejido que funciona como amortiguador entre los extremos de los huesos y ayuda al movimiento de la articulación. Los investigadores descubrieron que ninguno de los dos suplementos, ya sea tomados solos o combinados, tiene efectos beneficiosos en la reducción del dolor que causa este trastorno. Efecto placebo

Pero los científicos afirman en la British Medical Journal (BMJ) (Revista Médica Británica) que tampoco causan daños y si las personas creen que están obteniendo un beneficio con ellos pueden seguir tomándolos. Según el estudio, estos beneficios se deben al efecto placebo, con el cual los síntomas de la enfermedad mejoran porque el paciente se siente bien psicológicamente tomando el compuesto. "No creemos que haya un riesgo si continúan tomando estas preparaciones, siempre y cuando perciban un beneficio que cubra el costo del propio tratamiento", dice el profesor Peter Jüni, quien dirigió el trabajo.

El investigador agrega, sin embargo, que "las autoridades sanitarias y las aseguradoras de salud no deberían cubrir el costo de estos compuestos, y las nuevas prescripciones para los pacientes que hasta ahora no han recibido este tratamiento deben desalentarse". La artrosis de cadera o de rodilla normalmente se trata con medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, pero estos pueden causar problemas estomacales y cardíacos, particularmente si se consumen a largo plazo. En la última década, los suplementos nutricionales se han vuelto populares entre los médicos y los reumatólogos para recetarlos a sus pacientes. Y los compuestos también pueden comprarse en todo el mundo sin receta médica. Hasta ahora, sin embargo, los resultados de los ensayos clínicos sobre la efectividad de la glucosamina y la condroitina habían sido conflictivos. Por eso, dicen los autores, hacía falta una revisión de los estudios para determinar si estos suplementos funcionan o no. El profesor Jüni y su equipo analizaron los resultados de las pruebas llevadas a cabo con 3.800 pacientes para ver los cambios en los niveles de dolor que experimentaban después de tomar glucosamina y condoitrina, tanto solos como combinados. Posteriormente compararon estos efectos con los de pacientes que habían tomado un placebo. Sin beneficios

"Comparado con el placebo, la glucosamina, la condroitina y la combinación de ambas no reducen el dolor de articulaciones ni tienen un impacto en el desgaste de la articulación", expresa el profesor Jüni. El investigador afirma que urge desarrollar nuevos tratamientos que no sólo reduzcan el dolor articular sino que también disminuyan la progresión de la enfermedad.

Las ventas globales de glucosamina sumaron US$2.000 millones en 2008.

Tanto la glucosamina como la condroitina son sustancias que se producen de forma natural en el cuerpo. Ambas juegan un papel importante en la formación y la reparación de cartílagos. En forma sintética, la glucosamina se produce con compuestos de cangrejos, langostas o camarones, y la condroitina se extrae por lo general del cartílago de reses o de tiburón. Según los autores del estudio, las ventas globales de suplementos de glucosamina en 2008 sumaron casi US$2.000 millones, un aumento de 60% desde 2003. A pesar de los resultados de la investigación, dicen los autores, muchos pacientes están convencidos de que estos compuestos son beneficiosos. Y esto podría deberse tanto al efecto placebo de las sustancias como al curso natural de la enfermedad. El doctor James Kennedy, del Colegio Real de Médicos Generales del Reino Unido, asegura que nunca receta estos compuestos a sus pacientes. "Si una personas se alimenta con una dieta balanceada, no tiene ninguna necesidad de tomar suplementos", dice el experto. Pero como estos compuestos no están regulados por las autoridades de salud y su venta no requiere receta médica, los pacientes deben estar informados para poder tomar sus propias decisiones.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *