Inicio ·BBC · Artículo

Everglades: así se empantanó el mayor proyecto ecológico del mundo

Redacción

alaines

|

Miércoles 22 de Abril de 2015 - 17:36
compártelo
  • Las autoridades federales y estatales han invertido más de US$10.000 millones para restaurar el cauce de los Everglades, pero activistas y científicos advierten que el proyecto puede fracasar.
Las autoridades federales y estatales han invertido más de US$10.000 millones para restaurar el cauce de los Everglades, pero activistas y científicos advierten que el proyecto puede fracasar.
A simple vista parece mentira que las aguas cenagosas de los Everglades sean en realidad un gran río que ocupa casi toda la anchura del sur de Florida. Pero este paisaje único está en peligro.
 
Tanto en el mapa, donde aparecen como una gran mancha verde, como en persona, vistos sobre uno de los populares hidrodeslizadores que aparecían en la serie de TV Miami Vice, los Everglades no aparentan lo que en realidad son.
 
O más bien lo que eran: un río de 112 kilómetros de ancho que fluía lentamente desde Orlando, en el centro de la península de Florida, hasta su desembocadura, a más de 400 kilómetros al sur.
Ese cauce se ha visto alterado por la acción del hombre desde hace más de un siglo.
 
A restaurar el cauce original del llamado "Río de Hierba", se ha destinado desde hace 15 años el mayor proyecto ecológico de Estados Unidos.
 
 
 
La urbanización, la agricultura y el desarrollo económico han puesto en peligro a 67 especies que habitan este parque natural, conocido por sus icónicos caimanes y visita habitual para quienes hacen turismo en Miami.
 
En juego, advierten los expertos, está el acceso al agua corriente de siete millones de personas en Florida y el futuro de la economía de la zona.
 
A restaurar el cauce original del llamado "Río de Hierba", se ha destinado desde hace 15 años el mayor proyecto de restauración ecológica del mundo, según lo describen las propias autoridades federales y estatales.
 
Ahora activistas advierten que el plan corre riesgo de fracasar por la presión de intereses económicos y la subida de los niveles de agua del mar, producto del cambio climático.
 
Para subrayar la importancia de los Everglades, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visita la zona este miércoles, día de la Tierra.
 
 
Subida del nivel del mar
 
Las autoridades federales y estatales han invertido más de US$10.000 millones en la restauración de los Everglades, en un área de 46.000 kilómetros cuadrados, lo que es casi el tamaño de Costa Rica.
 
El proyecto para restaurar los Everglades, aprobado en el año 2000, al final de la administración de Bill Clinton, abarca varios frentes de acción -retirada de diques, construcción de canales y reservas de agua- todos con la meta final, a 30 años vista, de revitalizar áreas que se han secado y hacer un mejor uso del agua.
 
El año pasado se inauguró el primer puente de 1,6 kilómetros construido en la carretera Tamiami Trail.
 
Pero cuando se ha cumplido la mitad del plazo, hay indicios de que los Everglades no están regenerándose, sino más bien todo lo contrario.
 
Stephen Davis, un investigador de la Everglades Foundation, una ONG de Florida, señala en conversación con BBC Mundo que está descendiendo el número de peces pequeños, vitales como base alimenticia para aves y caimanes.
 
También ha caído a la mitad el número de "islas de árboles", que se elevan sobre las aguas y que son vitales para el ecosistema.
 
Su compañero Tom van Lent dice que hace falta acelerar la implementación del proyecto.
 
"Al ritmo actual tomará 200 años cumplir con los objetivos del plan de restauración", dice Van Lent, director de Ciencia y Política en la Everglades Foundation.
 
Un problema añadido es la subida de los niveles del mar, una amenaza ante la cual Florida, sus playas y su interior, es especialmente vulnerable.
 
Mientras que el nivel del mar subió 22 centímetros en Florida en todo el siglo XX, se estima que podría subir hasta dos metros en el siglo XXI, según la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU.
Esto es preocupante para los Everglades.
 
Debido a que el terreno de los Everglades es especialmente poroso, el agua del mar lleva años ganándole terreno al agua dulce.
 
Retirada de diques
 
Entre otras acciones contempladas por el plan de restauración, la retirada de barreras artificiales que han obstruido el cauce natural es de gran importancia.
 
Uno de esos diques construidos por el hombre es la carretera Tamiami Trail que hizo posible en 1928 viajar en auto desde Miami a la costa oeste de la península de Florida.
 
Cuando se construyó, fue celebrada como una gran hazaña de la ingeniería. Pocos entonces advirtieron el daño medioambiental que iba a suponer.
 
Para que el agua pueda superar ese dique, el proyecto de restauración de los Everglades prevé la construcción de puentes en el Tamiami Trail.
 
El año pasado se inauguró el primer puente de 1,6 kilómetros construido en esa carretera.
 
Hay otros nueve kilómetros de puentes proyectados en otros tramos.
 
Cuando se construyó la Tamiami Trail fue celebrada
como una gran hazaña de la ingeniería.
Pocos entonces advirtieron el daño medioambiental que iba a suponer.
 
Intereses azucareros
 
Pero el progreso en la retirada de otros diques se ha estancado.
 
Como ocurre a menudo, la defensa del medio ambiente ha entrado en conflicto con los intereses económicos.
 
Desde 2010, el estado de Florida tiene derecho de compra de unos campos de caña de azúcar, al sur del Lago Okeechobee, que han sido cultivados desde los años 30 por US Sugar, la mayor productora de caña de azúcar del país.
 
Los ecologistas temen por el fracaso del proyecto de rescate de los Everglades.
 
 
Las autoridades estatales tienen de plazo hasta el 1 de octubre para comprar por US$350 millones casi 19.000 hectáreas de tierra, pero la falta de respuesta a pocos meses de cumplirse el plazo ha puesto nerviosos a los ambientalistas.
 
"Nuestra mejor oportunidad para salvar los Everglades puede estar a punto de fracasar", advierte la Everglades Foundation.
 
La idea del plan de restauración es usar esas tierras azucareras al sur del lago como reserva de agua, donde sería limpiada y enviada al sur, a tierras que se han secado.
 
El problema es que el valor de mercado de la tierra ha subido mucho en los últimos cinco años y US Sugar ya no tiene interés en venderla, le dice a BBC Mundo Cara Capp, copresidenta de la Everglades Coalition, formada por más de 50 grupos medioambientalistas.
 
Activistas han dicho que US Sugar está haciendo lobby para que el ejecutivo estatal no compre los terrenos.
 
La empresa buscaría recalificar esos suelos y construir hasta 18.000 casas, según el diario Tampa Bay Times.
 
BBC Mundo trató de obtener una entrevista con responsables de US Sugar pero al tiempo de publicación de esta nota no recibimos respuesta.
 
Hace dos semanas, activistas de todo el Estado se desplazaron a la capital de Florida, Tallahassee, para pedir la compra de los terrenos de US Sugar.
 
Capp espera que la visita de Obama a los Everglades sirva para fortalecer su campaña
"Necesitamos liderazgo político y por eso la visita de Obama es tan importante".
 
"La importancia de la reserva al sur del Lago Okeechobee es crucial para el éxito del plan de restauración", subraya Van Lent.
 
 
 
 
BBCMundo.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos