Inicio · · Artículo

Obama no ha tomado una decisión sobre Siria, pero habrá una respuesta

Redacción

jzapata

|

Martes 27 de Agosto de 2013 - 14:54
compártelo

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aún no ha decidido la opción militar contra el régimen sirio por el uso de armas químicas, aunque el mandatario cree que "debe haber una respuesta adecuada" que se anunciará después de hablar con aliados.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo hoy que tienen "muy pocas dudas", y que "la lógica dicta" que el régimen de Bachar al Asad es el responsable del ataque a las afueras de Damasco el pasado 21 de agosto que causó más de mil muertos.

Carney dijo que "debe haber una respuesta" a esta "violación de las normas internacionales" por parte del régimen sirio y con ese objetivo Obama está consultando con socios internacionales, su equipo de seguridad y el Congreso estadounidense.

EE.UU. prepara un informe de inteligencia en el que concretará el nivel de implicación del régimen sirio y la escala del ataque de la pasada semana, que podría ser el mayor desde que en 1988 el dictador iraquí Sadam Husein lanzó una brutal combinación de gas mostaza, sarín y tabún sobre miembros de la minoría kurda al norte del país.

Por el momento, la Casa Blanca descarta que se desplieguen "tropas sobre el terreno", mientras que medios estadounidenses como el Washington Post y el New York Times consideran que la respuesta de Washington implicaría el uso de bombardeos selectivos desde el aire o destructores y submarinos desde el Mar Mediterráneo.

La intervención militar, que podría contar con el paraguas de la OTAN, pero no pasaría por el filtro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por la oposición de Rusia y China, se prolongaría dos o tres días con bombardeos selectivos no solo limitados a instalaciones del programa de armamento químico sirio, según los diarios.

Carney matizó que la respuesta que prepara Estados Unidos con sus aliados no está motivada, ni se prolongará, en un intento de cambio de régimen, sino que estará limitada a imponer un castigo por el uso de armamento químico, algo que prohíbe la Convención de Ginebra.

En opinión de Carney, "no es nuestra política responder a esta trasgresión con un cambio de régimen", algo que Estados Unidos desea que se lleve a cabo por la vía política y para lo cual ha apoyado a la Coalición Nacional Siria (CNFROS), como representante legítima de la oposición.

El objetivo de EE.UU. es dejar claro que el uso de armas químicas y de "destrucción masiva" es "inaceptable". La Casa Blanca sostiene que no responder a esa violación sería una amenaza para la seguridad nacional estadounidense

Estados Unidos no quiere implicarse demasiado en el conflicto civil sirio, que ha causado más de 100.000 muertos en casi año y medio de hostilidades entre la fragmentada oposición, que incluye a grupos vinculados con Al Qaeda, y el régimen de Al Asad, respaldado por Irán y la milicia chiíta Hizbulá.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, dijo hoy en entrevista con la BBC desde Indonesia, que las Fuerzas Armadas están "preparadas" para actuar inmediatamente, tan pronto como Obama decida la intervención militar, que la NBC dijo hoy que podría comenzar ya este mismo jueves.

Hasta el momento, Estados Unidos cuenta con el apoyo de Francia y Reino Unido, países que han elevado más el tono ante la necesidad de una respuesta contra el régimen de Asad, mientras que la Liga Árabe pidió hoy al Consejo de Seguridad de la ONU que supere las deferencias y tome medidas "disuasorias y necesarias".

"La cuestión no es si se usaron armas químicas en Siria a gran escala, causando la muerte de civiles, o si el régimen de Asad es responsable o no, la cuestión es cuál será la respuesta adecuada a esta violación de las normas internacionales...y debe haber y habrá una respuesta", indicó Carney.

Los jefes militares de diez países, entre ellos el estadounidense Martin Dempsey, abordaron hoy en Jordania una posible intervención en Siria, que, según la oposición siria, ya está decidida y es inminente.

El presidente Obama ha comenzado ya las consultas en las últimas 24 horas con líderes republicanos en el Congreso, algo que podría indicar que Estados Unidos prepara la intervención militar, que debe ser aprobada por el legislativo.

Fuente: EFE

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aún no ha decidido la opción militar contra el régimen sirio por el uso de armas químicas, aunque el mandatario cree que "debe haber una respuesta adecuada" que se anunciará después de hablar con aliados.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo hoy que tienen "muy pocas dudas", y que "la lógica dicta" que el régimen de Bachar al Asad es el responsable del ataque a las afueras de Damasco el pasado 21 de agosto que causó más de mil muertos.

Carney dijo que "debe haber una respuesta" a esta "violación de las normas internacionales" por parte del régimen sirio y con ese objetivo Obama está consultando con socios internacionales, su equipo de seguridad y el Congreso estadounidense.

EE.UU. prepara un informe de inteligencia en el que concretará el nivel de implicación del régimen sirio y la escala del ataque de la pasada semana, que podría ser el mayor desde que en 1988 el dictador iraquí Sadam Husein lanzó una brutal combinación de gas mostaza, sarín y tabún sobre miembros de la minoría kurda al norte del país.

Por el momento, la Casa Blanca descarta que se desplieguen "tropas sobre el terreno", mientras que medios estadounidenses como el Washington Post y el New York Times consideran que la respuesta de Washington implicaría el uso de bombardeos selectivos desde el aire o destructores y submarinos desde el Mar Mediterráneo.

La intervención militar, que podría contar con el paraguas de la OTAN, pero no pasaría por el filtro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por la oposición de Rusia y China, se prolongaría dos o tres días con bombardeos selectivos no solo limitados a instalaciones del programa de armamento químico sirio, según los diarios.

Carney matizó que la respuesta que prepara Estados Unidos con sus aliados no está motivada, ni se prolongará, en un intento de cambio de régimen, sino que estará limitada a imponer un castigo por el uso de armamento químico, algo que prohíbe la Convención de Ginebra.

En opinión de Carney, "no es nuestra política responder a esta trasgresión con un cambio de régimen", algo que Estados Unidos desea que se lleve a cabo por la vía política y para lo cual ha apoyado a la Coalición Nacional Siria (CNFROS), como representante legítima de la oposición.

El objetivo de EE.UU. es dejar claro que el uso de armas químicas y de "destrucción masiva" es "inaceptable". La Casa Blanca sostiene que no responder a esa violación sería una amenaza para la seguridad nacional estadounidense

Estados Unidos no quiere implicarse demasiado en el conflicto civil sirio, que ha causado más de 100.000 muertos en casi año y medio de hostilidades entre la fragmentada oposición, que incluye a grupos vinculados con Al Qaeda, y el régimen de Al Asad, respaldado por Irán y la milicia chiíta Hizbulá.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, dijo hoy en entrevista con la BBC desde Indonesia, que las Fuerzas Armadas están "preparadas" para actuar inmediatamente, tan pronto como Obama decida la intervención militar, que la NBC dijo hoy que podría comenzar ya este mismo jueves.

Hasta el momento, Estados Unidos cuenta con el apoyo de Francia y Reino Unido, países que han elevado más el tono ante la necesidad de una respuesta contra el régimen de Asad, mientras que la Liga Árabe pidió hoy al Consejo de Seguridad de la ONU que supere las deferencias y tome medidas "disuasorias y necesarias".

"La cuestión no es si se usaron armas químicas en Siria a gran escala, causando la muerte de civiles, o si el régimen de Asad es responsable o no, la cuestión es cuál será la respuesta adecuada a esta violación de las normas internacionales...y debe haber y habrá una respuesta", indicó Carney.

Los jefes militares de diez países, entre ellos el estadounidense Martin Dempsey, abordaron hoy en Jordania una posible intervención en Siria, que, según la oposición siria, ya está decidida y es inminente.

El presidente Obama ha comenzado ya las consultas en las últimas 24 horas con líderes republicanos en el Congreso, algo que podría indicar que Estados Unidos prepara la intervención militar, que debe ser aprobada por el legislativo.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *