¿La consulta popular es una oportunidad perdida para las reformas urgentes?