La renuncia del titular del CNE pone al organismo electoral contra el tiempo